Hola Soy Lic Dora.


Administradora  / Socia Fundadora

Quiero compartir con todos ustedes una Historia resumida, de hechos que vienen a mi memoria del nacimiento y crecimiento de la Escuela Bilingüe Honduras.

Posiblemente, no mencione algunos detalles, pero deben comprender que son mas de 20 años. Así que les pido que cualquier omisión de ellos sepan disculparlo.

Una tarde del mes de Mayo del año 1991, recibí una llamada telefónica de una madre de familia, quien me comentó que existía la preocupación entre los padres de familia que tenían a sus niños en la única escuela bilingüe que en aquel momento ofrecía sus servicios educativos en esta ciudad, pues ya se aproximaba el tiempo en que sus hijos…saldrían del sexto grado y para poder continuar la secundaria, la única opción posible era viajar a diario a la ciudad de Siguatepeque donde ésta escuela sí continuaba con la secundaria. Los padres de familia, entre ellos la señora Guadalupe de Gun, conocida cariñosamente por Doña Lupita, habían gestionado la apertura de una escuela que incluyera los tres niveles aquí en Comayagua,  invitando a una reunión en el salón de la Alcaldía Municipal para presentar el proyecto y ver el interés de los padres de familia por lograr este objetivo. Así fue que asistimos a esa reunión y entre las situaciones que preocupaban a los presentes era quien se atrevería a iniciar en Comayagua tan importante proyecto?

A partir de allí, nos siguieron invitando a las reuniones, donde comenzamos a intercambiar impresiones y a conocernos, porque muchos solamente nos habíamos visto de cara. Muchas veces, a estas reuniones solamente asistían unas cuatro personas y esto alarmaba más a los verdaderamente interesados, porque cada vez el tiempo se acortaba para iniciar un nuevo año escolar donde los niños que en este momento cursaban el sexto grado tenían que continuar su secundaria.

En una de esas reuniones, el señor Benjamín Izaguirre nos presentó a una amiga, con mucha experiencia en el área de Educación,  quien estaba dispuesta a venir a Comayagua para fundar la Escuela Bilingüe. Ya en este momento, se miraba más seriedad sobre esta idea, al escuchar a una persona con experiencia en el ramo quien dirigiría este proyecto …. Lastimosamente en esos días, en su familia surgieron situaciones que no le permitieron venir y un día se nos comunicó que era imposible en ese momento iniciar el deseado proyecto. Por lo que el señor Benjamín Izaguirre, siendo un Comayagüense de corazón, se sintió comprometido con su ciudad y pidió que si habían personas dispuestas, con verdadera entrega para emprender el proyecto, él con mucho gusto lo dirigiría.

Y fue así que el día sábado 22 de junio de 1991 fuimos invitados a la casa de los señores Carlos Gun y Lupita de Gun, donde un grupo de padres de familia quiso emprender el proyecto y  nació la Escuela Bilingüe «Honduras». Así se inició una carrera maratónica con  los trámites de apertura, el número de alumnos necesario para comenzar, un local donde funcionaria y seguidamente un personal bilingüe y no bilingüe calificado, que enseñara a los escolares con toda responsabilidad. Por lo que nos organizamos en comisiones que se encargarían de realizar las labores mencionadas anteriormente.

Y en este día a día, donde se visitaba de casa en casa a padres de familia, donde nos mencionaban que había un local que teníamos que ver, donde había que cumplir con algún trámite para la apertura, se nos iba acortando el tiempo y los nervios iban haciendo su labor ya en este momento, trabajábamos físicamente activas Doña Lupita de Gun, Doña Esperanza de Suarez, Doña Lorena de Buezo, Don Guillermo Alfaro y su servidora, Dora de Portillo…teniendo como apoyo siempre al resto de los socios que desde sus oficinas, apelando a sus buenas relaciones, realizaban el complemento de las tareas encomendadas.

Y debemos sentirnos muy complacidos y agradecidos porque ha llagado una nueva generación de jóvenes  que vienen con nueva energía, implementando ideas, deseosos de llevar el prestigio de la escuela a otros niveles para mantenerla siempre a la vanguardia como una de las mejores instituciones educativas del país. Mauricio, Ivette, Melissa y Grisell tienen en sus manos un gran reto.

Confirmando y agradeciendo la bendición de Dios, donde sabemos que él siempre manda ángeles que ayuden a sus hijos en sus proyectos, una noche de esas, recibí una llamada telefónica de Doña Lupita, quien me compartió en la conversación, que la había llamado por teléfono un amigo de la familia, el señor conocido por sus amigos como ROJO (Q.E.P.D.), que trabajaba en la Base Aérea Soto Cano, Área Norte Americana, sabiendo que ella estaba en el grupo de fundadores de la futura escuela y que no teníamos local donde comenzar, ponía a disposición junto con su compañero de trabajo Shad Dowden unas casas de madera que ya  no necesitaban y se iban a deshacer de ellas, las que podrían servir en ese momento de aulas, y no solamente eso, también estaban dispuestos a apoyarnos a emprender el proyecto.

Recibir esa noticia en un momento como el que estábamos pasando fue una Bendición, pero se presentaron varias interrogantes como: Que hacíamos con estas casas? Dónde las colocábamos? y nuevamente Dios nos manda otro Ángel, el Doctor Arnulfo Andara, quien en representación de la Cámara de Comercio nos ofrece alquilar las instalaciones para colocar las casas de madera y allí iniciar el año escolar. Realizando una labor titánica, de traslado de  las casas desde la base en rastras, cruzando el boulevard con todo tipo de vehículos, finalmente llegamos al terreno que nos rentaría la Cámara de Comercio, donde Dios quiso que se fundara esta querida escuela, y donde funcionamos durante nueve años, años llenos de risas, de alegrías, de tristezas, de preocupaciones y de responsabilidades.